lunes, 16 de noviembre de 2015

Ir a contracorriente siguiendo otra corriente

En serio, ¿no podemos dejar a la gente que se exprese como le dé la real gana? que se pongan una bandera o una Torre Eiffel en el culo, ¿¿qué más da?? Dejad a la gente que sea libre y se exprese y si tan vacío os parece el gesto, id a Francia a donar sangre para los heridos o cualquier cosa útil, que al fin y al cabo con bandera o sin ella, lo único que hacemos todos es opinar y no aportar.
Y el año que viene en vez de a Italia, Francia o Grecia, iros a Siria o Beirut de vacaciones…

Dejemos que cada uno exprese su dolor o su indiferencia, que en muchos casos puede esconder un ataque silencioso.

Ayer, hoy y siempre, nuestro corazón tiene que estar con cualquier víctima inocente, pero claro que  duelen unos países más que otros, perdón si es impopular o políticamente incorrecto pero unos países nos atraen más que otros y por miles de motivos nos sentimos más cerca o más lejos de ellos, me duelen los sirios, los africanos… y en definitiva, cualquier inocente que sufra y a veces sufro por no saber o no tener la valentía de hacer lo que hace falta por ellos, pero…
Si a la kiosquera del pueblo que es tan salada ella, el marido la maltrata ¿acaso no te duele más que si maltratan a una kiosquera alemana que no te has cruzado en la vida? ¿Qué te duele? Claro que sí, y te hierve la sangre por no poder hacer nada, también, pero por la de tu pueblo el sentimiento es más fuerte.

Que sí, que los medios le dan más bombo a Europa, pero, te diré algo, SOMOS Europa, igual que en la prensa nacional solo verás algo de tu pueblo cuando sea algo grande, y cuando hay países que viven en una guerra permanente no se puede paralizar una emisión diariamente, se hace un seguimiento y no me digas que no, porque llevo meses sin leer noticias directamente y he ido enterándome del panorama.

Hay personas que DE VERDAD les toca más de cerca los países árabes y los defiende y eso es maravilloso, porque nos despierta, nos da otro punto de vista, que por estar demasiado ocupados con nuestras vidas se nos escapa, pero, de nuevo, gente que está realmente involucrada.

Son pocas las personas que yo conozca y que estén leyendo esto que realmente hagan gestos solidarios reales, y con reales me refiero a algo más allá de donar comida y/o dinero, que está muy bien, pero con intermediarios de por medio, que con mis propios ojos he visto como se repartían el botín nada más depositarlo.

Así que vamos a dejar a la gente que haga minutos de silencio, se ponga una chapa o banderitas y si tan indignamos estamos, hagamos algo por cambiar las cosas, algo más allá que meter un sobre en una urna para que sean otros los que actúen.

La única manera de cambiar el mundo es cambiando uno mismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

About

Followers

Design by BlogSpotDesign | Ngetik Dot Com